• Benjamín Millán

La Artesanía Mexicana. La Costumbre Mató al Artesano

Updated: Jan 12



Vivimos en México un país lleno de arte y artesanía, todo esto gracias a la herencia cultural de generaciones y generaciones. Portamos con mucho orgullo nuestros huipiles, guayaberas y en nuestras casas, usamos artesanía como decoración; sin embargo, estamos acostumbrados a que el artesano es una persona que vive en un pueblo, trabaja con herramientas rudimentarias y viene de una familia humilde ¿por qué? ¿así tiene que ser? ¿Hay alguna alternativa?


Oaxaca y sus artesanías


Durante los últimos días de 2020 visitamos la ciudad de Oaxaca y sus alrededores. Visitamos algunos talleres de artesanos, uno de ellos fue un taller de cuchillería en Ocotlán en el que nos atendió su propietaria, perteneciente a la tercera generación de artesanos. Una mujer con un discurso muy bien preparado de venta, conocía su negocio de la A a la Z, y en cada una de sus palabras se le notaba su ferviente amor por su herencia y trabajo. Ahí mismo hacen, venden y probablemente viven los mismos artesanos. Unos cuchillos como nunca has visto en ninguna tienda, hechos con huesos, cuernos de venado, mármol, bronce, de todo.


Como parte del recorrido, es apreciable una pared con los logros del taller, fotos políticos y famosos. Nos quedamos viendo la pared, en lo que ella se detuvo y nos dijo una frase que nos llamó especialmente la atención, nos dijo “somos pobres porque no nos aprecian”. Efectivamente el taller no parecía ser un ejemplo de prosperidad, consistía en un pequeño tejabán con un horno rudimentario y muy pocas herramientas.


Nos preguntamos sobre el significado de esa frase. Tal vez nos gustaría creer en la idea romántica de que esa frase es cierta, que la responsabilidad es de aquellos que no aprecian el trabajo de los artesanos, sin embargo, exime de la responsabilidad propia sobre la originalidad, la actualidad, la funcionalidad, la belleza, la confiabilidad, el precio y la distribución de los productos. Pensamos en la posibilidad de que en los lugares donde tienen tradiciones ancestrales de trabajo no parece haber mayor prosperidad, porque están atados a hacer lo mismo que hizo su abuelo, en lugar de buscar una forma nueva, una forma mejor de hacer las cosas.


Salimos de Ocotlán con una sensación de desconcierto y visitamos Santo Tomás Jalieza, un pueblo de textiles donde las mujeres fabrican piezas de tela con telar de cintura. Es un trabajo muy demandante, no solo físicamente, sino que requiere que la artesana vaya creando figuras en la tela separando hilos con la mano antes de colocar cada hilada nueva. Afortunadamente aún existe un grupo de gente que aprecia el cómo fue hecho un producto y la posibilidad de tener una pieza única, de otra forma, esta artesanía no podría competir con los telares automatizados. Le pregunté a una de las artesanas si alguna joven del pueblo que pudiera tener mayor capacidad o preparación creativa o artística les proponía diseños y me contestó que no, que cada artesana hacía sus propios diseños;

esto me pareció muy bien desde el punto de vista de la creatividad individual, pero también un problema para la profesionalización de la actividad de la comunidad. Es un problema que hemos visto en otros lados: mucho trabajo dedicado a hacer productos que, por falta de diseño, no reflejan tener un valor mayor que aquellos hechos industrialmente.


¿Todos los artesanos están destinados a lo mismo?


Finalmente, visitamos San Martín Tilcajete, pueblo donde se hacen los alebrijes, figuras de animales fantásticos hechos de madera tallada con herramientas manuales y después decoradas con pintura aplicada con pincel. Afortunadamente, seleccionamos visitar el taller de Jacobo y María Ángeles porque nos dió una visión totalmente diferente de lo que pueden lograr unos artesanos. Los alebrijes que yo conocí en una visita anterior a Oaxaca, eran pequeñas piezas con sus alas o cuernos ensambladas al cuerpo principal, pero Jacobo y María Ángeles nos dejaron ver cómo la innovación puede mantener las tradiciones y exponenciar el trabajo artesanal, ellos lograron hacer obras mucho más grandes, hechas con una sola pieza de madera.

Tuvimos la oportunidad de platicar con Jacobo, quien nos platicó que después de consolidar su artesanía y de haber enseñado a muchos artesanos, tuvo miedo de que lo superaran sus estudiantes, lo cual lo desestabilizó emocionalmente por algunos años. En su proceso de recuperación decidió que su creatividad sería lo único que lo podría distinguir de su competencia y la innovación constante era lo único que lo mantendría vigente ante los ojos del mundo.


Hoy, el taller de Jacobo y María Ángeles es una verdadera escuela de arte en la que reciben estudiantes de toda la república, han profesionalizado su taller, abierto las puertas a todo público, decidieron emprender un programa de reforestación de árboles de copal para proveer materia prima para la siguiente generación, pero más importante, han reinventado los alebrijes que todos conocemos, los han ido innovando añadiendo piezas fósiles, chapa de oro, cerámica o incluso han hecho obras sobre lienzo.


El maestro Jacobo

Jacobo y María Ángeles son unos artesanos que pudieron dar el paso a convertirse en artistas, han sido reconocidos como unos de los Grandes Maestros del Arte Popular de Iberoamérica, viajaron a Roma para entregarle un alebrije al Papa Francisco y han expuesto sus piezas en todo el mundo.


El camino del progreso es la innovación, no la repetición de los métodos y artículos tradicionales, y esto mismo nos dejó con un sabor de boca esperanzador, que sí hay quienes lo están haciendo y esperamos que ejemplos como aquel de los alebrijes de Jacobo y María, establezca un precedente para las futuras generaciones de artesanos.






Somos Juan Antonio y Benjamín, padre e hijo, orgullosos mexicanos y filósofos de

carretera. Creemos en la libertad individual y los incentivos adecuados para el progreso.

Esperamos esta pequeña reflexión la compartas y nos hagas saber tu opinión. ¿Cómo podemos cambiar el futuro de las siguientes generaciones de artesanos?


Si quieres ver mis siguientes publicaciones sígueme en Insta como @benjamillanmx

Fundador de @unwaste.brand




68 views0 comments

Recent Posts

See All